política de interacción

 

La misión de la Fundación de Arquitectura de Chicago es "inspirar a la gente a descubrir por qué el diseño importa", pensamos que era importante generar una arquitectura que reflejara esa filosofía. Nuestra propuesta tiene un enfoque democrático del programa y la disposición de los espacios que permiten que el edificio funcione como un solo organismo con múltiples programas.

El edificio en sí también se adhiere a un principio democrático de igualdad, que permite que las placas de piso, la estructura, el vidrio y la circulación operen de manera independiente, difuminando la línea entre el interior y el exterior y al mismo tiempo generan espacios cerrados. Esta descomposición del edificio permite al ocupante tomar conciencia de los componentes de la arquitectura y el poder de la composición a través del diseño. Este deslizamiento de los componentes, en particular las placas del piso, permite que el espacio de exposición exterior e interior interactúe visualmente con el público, ya sea que elijan ingresar al espacio o no.

Los programas que necesitan menos conectividad visual pueden utilizar el sistema de máscara secundaria de pantallas operables. Estas pantallas se pueden colocar para privacidad o simplemente como espacio de proyección para eventos exteriores, convirtiéndose así en componentes que se comparten en todo el edificio según las necesidades programáticas.